1 de junio de 2007

Rocío Jurado: que no daría yo...

Hoy se cumple un año de la muerte de Rocío Jurado. Desde este rincón queremos rendir un más que merecido homenaje en su memoria a través de uno de los artículos más profundos escritos sobre esta tonadillera. Pertenece al maestro Antonio Burgos.



"... Eras, eres, seguirás siempre siendo la paloma brava que abrazaba mundos enteros con los vientos de tus alas. Eras, eres, seguirás siempre siendo como una ola de gracia y de entrega a tu gente, que eran todos tus públicos como de la familia... (...)

(...) Me ha dicho la luna, niña Rocío, que si amanece y ve que estás dormida, como lo estabas ayer, que no era precisamente el día de la bulería, es que ni tan siquiera embiste el toro de la pena, sino que la vida, rojo, rojo clavel, no ha hecho más que empezar. La larga vida de la inmortalidad del arte. Si no cumplías años, porque como Pastora, como Lola, como Concha, como Juana, las grandes entre las grandes y muy especialmente las diosas romanas de la Bética, paisanas de Escipión, no tienen edad ni tacos de almanaque que lo puedan reflejar, ¿cómo vamos a sacar una platea para ir esta mañana de jacarandas y buganvillas, de magnolios y amapolas a tu debú en el teatro de la muerte? Qué no daría yo, niña Rocío de luna blanca, caricia y poderío de tu voz. Tu voz que queda. El no sé qué que queda balbuciendo, a compás de bulería. Pues me ha dicho la luna que si amanece y ve que estás dormida, tu Yemayá de moscatel, tu Virgen de Regla, hará el milagro de que sigamos oliendo la misma flor de tu voz muchas, muchas primaveras".

Que no daríamos nosotros por tenerte entre nosotros...

1 comentario:

Eva Leal dijo...

Precioso.