24 de marzo de 2008

La Semana Santa que se nos fue

Hoy, San Lunes de resaca, es tiempo de echar la vista atrás. Es momento de ir calmando nuestra nostalgia de recuerdos y de paso hacer un ligero balance de lo que ha supuesto la gran semana de la ciudad desde todos los puntos de vistas posibles. Por ejemplo, para nuestra delegada de Fiestas, Rosamar Prieto, la semana ha resultado ser “espléndida y magnífica”. Supongo que ver todas las cofradías sentada en los palcos con barra libre por delante condiciona en parte para decir esto un Viernes Santo por la tarde, como si para ella la Semana hubiera terminado cuando el Cachorro entra en su Iglesia. Cierto es que durante la semana no se produjo, a Dios gracias, ningún incidente importante, pero de ahí a tildar de “magnífica”… Que se lo digan a los miles de nazarenos que se quedaron sin hacer estación de penitencia, o a aquéllos otros que sufrieron considerables retrasos, o bien los que padecieron “bullas” considerables sin que hubiera ningún policía que pusiera orden, o a los que les resultó “misión imposible” acceder al centro a ver cofradías, o a esos otros que tuvieron que hacer penitencia para llegar a sus coches aparcados a kilómetros del centro.

Por otro lado, cabe destacar el número de sillitas que hemos visto, más incluso que nazarenos en algunos casos. Y es que este objeto, como tantos otros, se ha llegado a “mal usar”, permítanme la expresión. Las sillitas se han popularizado hasta el punto de que el que se sienta toma posesión del territorio. Ni
se te ocurra pedir al que está sentado cruzar su territorio aunque sea para ir a otra calle porque te la lía o te mira como si fueras “guiri”. Las sillitas han acampado al más estilo “ocupa” en nuestras calles y plazas impidiendo el paso de ciudadanos o limitando el aforo de ciertos lugares. Por su puesto, su uso es más que justificado, sobre todo en determinados casos (personas mayores, embarazadas, etc.), pero de ahí a usarse como el que planta su sombrilla en la playa hay un trecho. No hay que olvidar que la ciudad es de todos y todos tenemos derecho a caminar por ella sin que nada ni nadie nos lo impida, para eso es pública.

También hay que destacar este año la eficacia de Lipasam, ojala este servicio perdurara todo el año. Aunque a mi juicio les ha faltado un poco de “sentido común cofrade”. Muchas hermandades se han quejado de que tras la banda de música de sus palios estaban pegados los operarios de Lipasam haciendo ruido con sus camiones y molestando en cierto modo a los ciudadanos que acababan de ver pasar la cofradía. Quiero pensar que esto se debía porque los trabajadores de esta empresa pública querrían acabar pronto su trabajo para ver entrar alguna que otra cofradía. Por último, esta Semana Santa se ha visto reducido el número de “canis” en casi todos los puntos de la ciudad. Y esto, señores, si que es para calificar la cosa de “espléndida”.

Y para ustedes ¿pensáis que ha sido magnífica la Semana Santa de 2008? ¿Habéis sufrido algún percance importante? ¿Habéis vivido alguna anécdota que contar? ¿Qué os parece el uso de las sillitas? ¿Qué os ha parecido el servicio de limpieza de Lipasam? ¿Por qué se han reducido los “canis”? ¿Qué otro aspecto resaltaríais de la Semana Santa de 2008?

11 comentarios:

Juan Antonio, el.profe dijo...

Habría mucho que comentar. Lo de las sillas es un mal menor; veo pero sentarse en el suelo, porque se ocupa bastante más espacio, Además, hay gente que no se levanta luego ni cuando llega el paso, como si la semana santa no fuera con ellos.
Otro punto para la polémica: ¿por qué la gente come tantas pipas en Semana Santa? Los nazarenos descalzos seguro que también se lo preguntan. Qué horror ver una cofradía de silencio mientras vaias personas comen pipas inmisericordemente a tu alrededor.
Afortunadamente, después ves al Silencio por Francos o a la Amargura en Santa Ángela y se te olvida todo...

herodes de la betica dijo...

Estimado Hispalis....si yo te contara lo que veo todos los años por Arfe, o hace un par de ellos por la Gavidia... Una verdadera pena. Donde van la gente en Semana Santa? Que comen? Cuantas toneladas de basura dejan en carrera cuando se quitan las sillas? Si no fuera por quienes te acompañan ese dia a la Catedral en tu estación de penitencia...

Un abrazo amigo

Entre San Bernardo y La Oliva dijo...

Para mi ha sido una semana santa "buena", lo malo como siempre ha sido la "bendita" lluvia que ha dejado a muchos cofrades(entre ellos yo) sin hacer la estacion de penitenia...

Refrente a lo de elas sillitas pienso lo mismo que tu. (aunque yo las he utilizado algunos dias bajo la Girada ya que me ponia alli para ver casi todas la hermandades y tantas horas a pie parado no lo aguanto... pero simpre me ponia en una valla por la que no se podia pasar al otro lado y así no molestaba)

Esta anecdota que te cuento me ocurrió el lunes santo: estando yo viendo la cofradia de las Penas de San Vicente se formo un tapon delante de la puerta del palacio arzobispal que da a la calle alemanes... estaba pasando la virgen de esta hermandad y la gente al ver que no abanzaba la bulla empezarona insultase e incluso tiraron las vallas que alli habia y se enfrentaron con los guardias de los palcos ante la mirada atonita de todos los que estabamos allí... fue lamentable.

Un abrazo y espero que tu señora siga bien.

aiNOha dijo...

A mi personalmente no me gusta el plan de las sillitas.
Como tú bien dices, para embarazadas, personas mayores... pero toda la familia? en plan camping?
Si, ya se que cansa mucho esperar una cofradía, y más si lleva mas de 1.500 nazarenos, pero cansa hoy, igual que cansaba hace 10 años y todos aguantabamos el paron.

Opino como Juan Antonio, tantas pipas...por lo menos que se cuide donde se echan que hay quienes realizan la estación de penitencia descalzos.
Quien dice pipas dice chicles, escupitajos..de todo.

En cuanto a los canis, yo he visto bastantes, lo que si es verdad es que han sido mas formalitos e iban mas decentes, cosa de la que me alegro enormemente.

Yo tuve un pequeño percance durante mi estación de penitencia.
Calle Rioja, cirios encendidos, filas da'tres. Había muchísima gente y muy poco espacio. El diputado de tramo solo sabía decir, mucho cuidado por favor de no quemar a ningun hermano...
A esto que veo una chica entre todos nosotros, cuidando de no quemarse y salió por detrás mia, eso si, salida triunfal xq metió uno de sus pies justo donde dobla la cola de la túnica.
Me sacó de un tirón media cola, ella se calló, casi me caigo yo de no ser por un hombre que me agarró, y la cera le calló a ella encima...
Encima la señorita tuvo la poca verguenza de montarme un numerito.
Sus palabras fueron:
"coño! estas tonto?!! mira como me has puesto encima que me caigo por tu culpa xq no me dejais pasar vas y me llenas!!!...que asco de semana santa!!"
A lo que mi diputado contestó:
"Señorita, tenga un poco de educación y medite sus palabras"

Yo creo que conforme pasan los años hay menos respeto y mu poca educación.
Con esto incluyo también a algún que otro nazareno. Da verguenza ya lo que se ve por ahí, se lo toman como una juerga y no se dan cuenta de que eso perjudica la imagen de la hermandad.

Una verdadera lástima, o lo mismo es que yo soy demasiado formal encuanto a tradiciones... no sé.

Un besito muy grande amigo

orfila dijo...

Señor Hispalis, mi memoria quiere volar al futuro por razones obvias.

Respecto a lo de las sillas...yo antes me enfadaba mucho con ese tipo de cosas. Ahora salgo a la calle con una coraza de templanza y con la muleta en la izquierda. Es decir, mientras más cara de sieso/a tenga el obstáculo sedente, más me motiva franquearlo.

Es que si no, te tienes que quedar en tu casa.

Semana de nostalgia y vacío. Enorme vacío.

siempre de frente dijo...

es la primera vez que visito este blog ,a cuyo moderador y creador felicito y a los contertulios decidle
que encantado de compartir esta pagina con ellos,acostumbro a escribir en canal rancio del gran paco robles ,respecto al tema que nos ocupa para un servidor lo mejor de la semana santa ha sido la pre-semana santa con el pregon de la pluma sabia y el verbo facil y demoledor del maestro burgos,leccion de sevillania,cato-
licismo y otros tantos adjetivos afines a tan insigne figura que ha parido el periodismo andaluz ,ya metidos en faena me quedo con lo que nunca cambia LA AMARGURA silencio entre naranjos en flor y espadañas encaladas que bajan desde
regina como tramos blancos de naza-
renos al cuadril alumbran el rostro
de un herodes impasivo ante la atenta mirada de una guardia romana
que escolta al señor de san juan de
la palma y detras ,miren detras siempre llega el palio ,canon de la
belleza,,fulgor en la orfebreria,
cascada de bordados ,manantial de poema andante que desemboca en el rostro de la madre que mas llora en
sevilla y san juan ,seguramente jesus en el golgota le diria "madre
ahi tienes a tu hijo ,el de san juan de la palma" y su madre nos lo
sigue enseñando hoy en dia dando una leccion de evangelio cobijado
entre 12 versos de plata que mecen unas bambalinas que nos recuerda que esto es la pasion segun sevilla ,ahora y siempre ,cofradia interpe-
rrita a lo largo del tiempo ,graci-
as por ser de sevilla

el aguaó dijo...

Vayamos por partes querido amigo.

La Semana Santa de 2008, bajo mi humilde punto de vista, ha sido buena, pero no magnífica. Ni tampoco perfecta. Es lógico, viendo algunos aspectos.

Las sillitas son necesarias para las personas con problemas, pero para todo el mundo... se puede crear una carrera extraoficial.

Ha habido reducción de canis, pero no completa. Este año también he visto algún que otro personaje.

Lo peor, como dice la amiga Ainoha: la falta de respeto. Sigue habiendo mucha falta de respeto y educación.

Un fuerte abrazo amigo.

herodes de la betica dijo...

Buenas. Se habeis enterado de la última? quieren que el tramo de Fray Ceferino, sea parte de carrera oficial y además reconvertirlo en la malagueña "tribuna de los pobres". Si antes había sillitas, en este sector nos vamos a encontrar hasta sofás... para que luego hablen de seguridad, y sobre todo ¿quien disfrutará de ese tramo?, porque ahí, lloverán las bofetadas. Eso es seguro.
Un saludo, y deseo que tu esposa esté más aliviada...

Zapateiro dijo...

Para mí ha sido una Semana Santa magnífica, por qué no. Qué sí, que la lluvia ha sido lo peor, de acuerdo, y nos ha privado de un día y medio magnífico, pero he revivido estampas que me han llenado de recuerdos, he podido contemplar imágenes tan bellas como a la Macarena juanmanuelina de este año, he intentado hacer de esta Semana Santa 2008 una Semana Santa distinta a las vividas hasta ahora y lo he conseguido. Lo malo es que siempre se hace demasiado corta.

Respecto a las sillas, yo no pienso que el problema sean las mismas sino la falta de tolerancia en las bullas. Sevilla siempre supo manejar como nadie las situaciones en las bullas y cada año veo que esta capacidad está menguando.

Lo de las pipas y la suciedad me indigna ¿cómo se pueden generar diariamente toneladas de basura en nuestras calles? ¿somos animales? ¿tanto trabajo cuesta guardarse las cosas en un bolso, bolsillo o, incluso, en la mano hasta dar con una papelera?

Y lo de la falta de respeto es totalmente cierto. Lo más esperpéntico que he presenciado ha sido lo siguiente: llego al bar bistec, esquina con la plazuela de Santa Ana, a las 11 de la mañana para ver la Esperanza de Triana. En la acera dos filas de personas, mis amigos y yo en primera fila. Pasa el Señor de las Tres Caídas sobre las 12'15 y comienza la bulla que provocan todos los que van delante del paso de misterio y demás, pero no trasciende a más. Pasa más de hora y media y comienza a llegar más y más gente, colocándose en medio de la calle para, remolonamente, hacerse los despistaos y colocarse en primera fila cuando llegue el palio. Delante mía se colocan dos canis, una normalita y otra bastante gorda. Ciriales que aparecen. Tal y como está la calle por allí el paso no cabe. La policía comienza a actuar y ruega que todos suban a la acera, cosa que no es posible por la estrechez de la misma. En vez de avanzar, las canis se quedan tal como estaban. Llega el paso. Comienza la revirá. Hay que hacer hueco o si no no cabe. La cani gorda, lejos de abrirse hacia la derecha o izquierda, se mantiene donde estaba y a mi me estruja. Yo callada. Contraguía que le pide que se eche a un lado. Caso omiso. Maniquetero que también ruega que abran paso. Nada. El palio, casi milagrosamente, maniobra bien, pero aún no ha terminado, falta que la trasera del paso gire del todo. La cani como para meterse de costalera, a menos de 1 cm. de distancia de los respiraderos. Maniqueta derecha trasera; o arrollan a la cani, o la cani se aparta, o no hay forma. El maniquetero empuja- por obligación , no por gusto- a la cani y ésta, lejos de apartarse un poco debidamente, se mueve levemente y le mete un empujón girándole por completo el antifaz y dejándole con los ojos casi en la espalda. Se pone la cani encima a protestar y, de paso, nos pega un buen empujón a todos. Yo, que llevaba intentando estar en silencio para guardar el mayor respeto todo el tiempo, a pesar de estar viendo todo aquéllo, estallo de indignación y le digo: "Niña, además de no tener educación, no tienes vergüenza. Si no sabes estar en una procesión no sé qué haces aquí". La cani se fue largando pestes, pero ¡a Dios gracias! se fue.

Un saludo.

siempre de frente dijo...

habria que hacer un control de acceso
en sevilla para ver la semana santa ,toda persona mayor de 18 años con uso de razon debe de ir uniformada correctamente y no quiero decir de chaqueta sino de un modo decoroso con lo que va a ver ,sino cumple esta primera premisa sera decomisado con una orden de arresto domiciliario o invitado a una excursion fuera de la capital(play o montaña)si pasa este control,se le debera de formular 3 preguntas esenciales para entender la semana
santa y que todo cofrade debe saber ,tipo por ejemplo de quien tallo el
cristo de la caridad de santa marta,u otras ,si responde bien a las tres se le permitira el acceso a las calles del casco historico sino tendra que elegir como el anterior sujeto,estos controles lo realizarian hermanos designados de algunas hermandades de forma voluntaria y acompañados de 2 agentes de la autoridad local por si hubiera negligencia en el individuo y no superase dichas pruebas ,con esto se erradicaria ver a individuos ignorantes que van
al centro sin saber que ver ni de que manera verlo ,si usted no pasa unos controles de calidad que vienen con denominacion de origen por haber nacido y mamado este ciudad usted es un elemento perturbable para la fiesta de la misma invitandosele a otras actividades de ocio fuera del escenario donde se desarrolla la
mayor opera urbana del orbe catolico.es una sugerencia utopica pero no estaria mal. ahi quedo.

La gata Roma dijo...

Para mí es largo de contestar; supongo que porque me hago mayor y cada vez me molestan más las cosas. Yo canis he visto, algo más formales que otros años pero yo pensé que más de uno se iba a la playa con “el Chino” “el Cabra” y “el Negro” Las sillitas, como dice Ainoa, parecen campings, y excusando a personas mayores y demás, a mí me sobran. La Semana Santa ha estado cerca de ser magnífica, al menos para mí; lo peor la lluvia, claro. La falta de saber estar no es sólo de la gente; muchos nazarenos deberían replantearse si quieren hacer Estación de Penitencia, o si prefieren estar tomando anís, churros y café con su compadre durante la Madrugá, porque eso se puede hacer vestido de calle; y claro está, tampoco es exclusivo de la Madrugá, ni de hermandades de capa. La gente parece que ha olvidado lo más básico y esencial. He llegado a pensar que podrían ponerse en la calle carteles de urbanidad del tipo “Si usted y su familia se encuentran con el primo Rosendo, el cual hace un año que no ven, por favor, formen la tertulia a un lado, no se paren en medio de la calle” o “Si en una bulla pliega el carro, la gente y su bebé se lo agradecerán” Ya ni entro en el atuendo de algunos y algunas, porque recordar esos blancos en Jueves Santo podría causarme daños irreparables…
Lo dicho, creo que me hago vieja, pero leo cosas como la que cuenta Ainoa y me quedo aún más perpleja.
A pesar de todo, esta Semana es y será increíble siempre.