7 de diciembre de 2006

BETIS “CARPE DIEM”

Hace poco vivimos días inolvidables, proclamándonos campeones de la copa del Rey y clasificándonos para disputar la liga de campeones, a más INRI a costa del eterno rival. Eran momentos en los que parecía imposible presagiar que nada malo pudiera ocurrir. Prácticamente no habíamos terminado de saborear dichos logros cuando nos hemos visto sumidos en un profundo pozo y con expectativas poco halagüeñas. Todo lo contrario en nuestro antagonista.

Analizar que ha pasado resulta complicado, mil opiniones y seguramente ninguna verdad absoluta. Con certeza mi juicio carezca de validez, más si cabe al reconocer tener arraigado en mí un profundo sentimiento caínista, que hace indudablemente que pierda objetividad a la hora de examinar los problemas de nuestro equipo. No obstante, todo lo anterior, si parece prudente pensar que los ciclos se acaban y que D. Manuel ha cubierto el suyo.

Ruiz de Lopera nos recuerda muy a menudo que el BETIS no existiría si él no hubiese adquirido el paquete mayoritario de acciones en junio de 1992, algo que, de paso, ha permitido que nuestra entidad pueda cumplir ‘cien años de historia’. Pero de igual forma me gustaría restarle gran parte del protagonismo y derramarlo sobre todos los béticos porque todos hemos sufrido y disfrutado con nuestro equipo a lo largo de este centenar de años e indudablemente por tradición e historia la afición verdiblanca es la verdadera protagonista del centenario de nuestro querido BETIS.

En todo este tiempo he visto cosas buenas y otras que no lo han sido. Situaciones favorables pero otras indeseables. Notables aciertos y errores evidentes. Personalmente en este momento he perdido la confianza en Lopera y además estoy convencido que estoy instalado en la opinión mayoritaria y entiendo que el Sr. Lopera debe vender, regalar, ceder, pero en cualquier caso abandonar el club. Posiblemente atendiendo a motivos económicos y fiscales no le resulte fácil renunciar a la sociedad heliopolitana. No dudo que también puedan existir sentimientos, pero con menor calibre que las razones anteriores.

Sr. Lopera me gustaría que estas líneas sirviesen para agradecerle sinceramente todo lo que ha hecho por nuestro club, pero también para decirle que no juegue usted más con la grandeza de una entidad y la popularidad de un sentimiento: EL BÉTICO.

La trascendencia que para todos nosotros tiene el BETIS y el arraigo que el BETIS posee en todos nosotros, incluyéndole a usted, merece que recapacite seriamente y se marche de una vez. Solo así podré soñar con un BETIS mejor donde pueda referirle con frecuencia, a mis allegados y amigos, CARPE DIEM.

Según Sigmund Freud: “Uno puede defenderse de los ataques; contra el elogio se está indefenso”.

D. Manué que bueno es usted, pero márchese por favor.

Pedro Sanz. Enviado por correo electrónico.


3 comentarios:

Hispalis dijo...

Gracias 'colaborador' Pedro. Bonitas, profundas y concisas palabras que reflejan un sentimiento que buena parte de nuestra ciudad no se merece estar pasando. Esperamos desde 'Por una Sevilla Justa' que futuros artículos tuyos como éste puedan servir para que nuestra ciudad cambie de vez en cuando de 'ciertos' dueños... Felicidades por tu artículo.

Anónimo dijo...

Muy buen escrito... el beticismo no nos merecemos esto, la verdad. Lopera di verdaderamente quiere al Betis que lo demueste yéndose...que ya es hora, ¡¡ya está bien!!. En vez de salir por la puerta grande al final saldrá por la puerta de atrás y lo pasado hecho quedará en el olvido por un presidente prepotente que nada más que mira por sus intereses económicos. Si quieres al Betis...vete ya. O si no escucha la voz del sevillismo que te pide que te quedes: Por algo será...
Juan Camacho. Sevilla

Belma dijo...

Ayyy este Betis... hoy un puntito y por los pelos!! q sufrimiento!!! y sin solución... que es lo peor de todo... Secundo todo lo dicho en esta entrada. Una bética...