17 de junio de 2007

La marcha verde mantiene al Betis en primera

Santander a estado repleto de seguidores verde y blancos. Como casi siempre, el equipo sufrió y durante 12 minutos fue carne de segunda hasta que reapareció Edú que, alentado por los miles de béticos que se agolparon en Santander, puso el balón dentro de las redes de la portería del Santander. Fue cuando el quipo respiró hondo... Francisco Chaparro, entrenador del Betis, dijo tras la finalizació del encuentro que la salvación de su equipo "no ha sido fruto de la casualidad" y dedicó la victoria, principalmente, a los jugadores que "se han portado extraordinariamente". Chaparro además subrayó que "sabía que el gol tenía que llegar", y, al ser preguntado por cuál fue su primer pensamiento, una vez asegurada la permanencia, afirmó que "un poco de todo, no te lo cuento porque es muy largo". Chaparro brindó la victoria a los jugadores y a la afición por su entrega y a su familia. Por último, agregó que "se ha conseguido rehabilitar a una plantilla que estaba totalmente hundida". Y bien es verdad.

Ahora es tiempo de reflexión. Es hora de que la afición levante la voz y diga lo que piensa. Es momento de que se vayan unos y vengan otros. En fin, ya es hora de que el Betis vuelva a ser el equipo grande de siempre, desde su consejo de administración hasta el último jugador de campo. Una vez más: ¡Viva el Betis!

3 comentarios:

Dama de sevillano nombre dijo...

Ha sido una alegría amarga.
Broche de oro a una campaña desastrosa, pero como bien dices es momento de hacer balance y sobre todo de que se marche el que se debe de ir para que mi Betis vuelva a ser grande, aunque para mí, no haya dejado nunca de serlo.
Gracias.

el aguaó dijo...

Muchas gracias amigo. Y felicidades también.

El sufrimiento ha valido la pena porque detrás vino la alegría y le emoción, aunque ahora es el momento de la reflexión.
Como bien dices, hay que grabar en nuestra memoria lo ocurrido este año para que no se vuelva a repetir.

Yo votaría por una buena limpieza.

Un fuerte abrazo.

Juan dijo...

Irureta tenía razón, el Betis que le contrató no era con el que empezó la Liga. Vender a Joaquín y a Oliveira y fichar lo que ficho...alguien debe tener los bolsillos llenos de comisiones.