23 de febrero de 2008

La Semana Santa de “Híspalis”

En el último comentario Iván de San Bernardo me lanza una pregunta directa: “si me lo permites, ¿de que hermandad eres?”. En respuesta a nuestro reportero gráfico Iván tengo que decir que a Híspalis le encantaría poder ser hermano de todas y cada una de las Hermandades que componen nuestra Semana Santa, bien lo saben los que le conocen. No hay ninguna cofradía que no le encuentre ningún aliciente para no verla. Todas tienen su rincón, callejuela, plaza, entrada o salida para vibrar de emoción. La Alfalfa es uno de sus puntos más estratégicos ya que lo tiene todo: bares donde reponer fuerzas, aroma especial, sevillanía, saetas, marchas, esperas, chicotás de oro… Tampoco le gusta perderse la entrada en Campana de algunos pasos en concreto o por qué no, visitar a ese amigo de cada Martes o Miércoles Santo para ver pasar por su balcón sevillano una cofradía de barrio. Junto a la estatua de Santa Ángela, en la calle Imagen, es donde comenzó a quedar con los amigos para ver los pasos, por eso vuelve muchas ocasiones para recordar viejos tiempos. Pero lo que más le apasiona es perderse entre nazarenos oliendo a azahar e incienso y saboreando cada segundo que nos regala nuestra Semana Santa para encontrar al hijo de Dios o a su Bendita Madre y así poder rezarle desde dentro. Y susurrar al oído: “fíjate qué palio más bonito” o “hay que ver lo bien que lo llevan este año”. Le pone los pelos de punta escuchar la voz de cualquier capataz alentando a sus costaleros mientras su racheo sonoro nos envuelve y nos hace sentir de verdad que estamos en Semana Santa.
Pero como todos, tiene sus inclinaciones... Híspalis es hermano desde que nació de la Hermandad de Los Gitanos a la que acompaña cada madrugá cargando una cruz detrás del Señor de la Salud respirando arte, incienso, canela y romero. Aunque algún que otro año ha dejado la cruz de penitencia para saborear al completo una madrugá y saber qué se siente al ver pasar al Señor de Sevilla o a las dos Esperanzas más populares de la ciudad: La Esperanza Macarena y la Esperanza de Triana. Es un apasionado de todo lo que envuelve a la Macarena y un enamorado de ese barrio tan alfarero y lleno de arte como es Triana. Recuerda que la primera vez que vio pasar al Señor del Gran Poder a pocos metros, no hace más de 8 o 9 años, se le estremeció el alma y reconoce que nunca podrá quitarse de la mente ese momento.

Asimismo, desde hace 20 años cuelga en su cuello una fina cadena de plata que no se quita en ningún momento y en la que lleva con orgullo desde dentro una medalla de su Cristo de Los Gitanos, otra de La Esperanza Macarena y de la la Virgen del Rocío de Almonte. Por supuesto siempre por dentro de sus camisas, una especie de amuleto al que se aferra cuando las chicotás de la vida son largas y duras. Su domicilio, establecido en el centro de la ciudad y rodeado de muchas iglesias, es también responsable en gran parte de su amor cofrade y su pasión por Sevilla. Un sevillano más que cuenta los días que faltan para la Semana Santa incluso en agosto en la playa y que siempre mira hacia atrás cuando sale de la ciudad para decir en voz baja: “hasta pronto mi amor”.

Y vosotros ¿a qué Hermandad pertenecéis? ¿Cómo vivís la Semana Santa?

21 comentarios:

Entre San Bernardo y La Oliva dijo...

Muchisimas gracias por esta bellisima respuesta amigo Hispalis... no me imaginaba que me fueras a responder así...

Yo como tu sabes soy de San Bernardo... aunque tambien le tengo mucha devocion a los titulares del Calvario (a cuya hermandad pertenceré en breve)...

La Semana Santa la vivo como si fuera la ultima... siempre me pierdo alguna cofradia, pero este año tengo el deseo de verlas todas (excepto las del Miercoles Santo, ya que salgo de nazareno en mi querida hermandad) y de realizar todas las fotografias posibles para corgarlas en el blog...

Un fuerte abrazo, y me acordare de ti la proxima vez que haga algun reportaje sobre los Gitanos...

Entre San Bernardo y La Oliva dijo...

Ah! se me olvidaba decirte que dispones de las fotografias de mi blog para lo que necesites.

Un abrazo.

Híspalis dijo...

Mil Gracias Iván. Un abrazo.

veinteañera dijo...

Para mi es muy dificil también elegir...
Me quedo con muchas, pero tengo mucho cariño a la Hermandad del Rocío mas conocida como la Redención y a sus sagrados titulares.
Aunque me quedaba con otras muchas: el Cerro, la Hiniesta, Santa Marta, Montesión, San Bernardo, Los Gitanos...
Por distancia no soy hermana de ninguna hermandad sevillana, si que lo soy de los Estudiantes de Madrid formada por un hermano sevillano de San Isidoro.
Y por desgracia también me toca vivir la mayor parte de la SSS pegada a una radio y lejos...
Pero eso en unos años tendra solución.
Gracias por acercarme a Sevilla querido Hispalis, no sabes como se agradece.

Besos!

Glauca Maria dijo...

Soy Carretera.

Me inscribieron como hermana al dia siguiente de nacer, el mismo dia que me bautizaron.

Ese año es especial, será la primera vez que vista la túnica nazarena para acompañarles.

Da igual si llueve o no, la ilusión no me la quita ni el agua.

Un saludo.

La gata Roma dijo...

Siempre he tenido la duda de cuando es mi fecha de ingreso en San Esteban, a veces pienso que antes de nacer. Espero ser pronto hermana de La Soledad de San Lorenzo, que un Viernes de Dolores de hace ya casi diez años, me cautivó, cuando yo iba con falda de cuadros, de excursión con el colegio a ver templos, eso si que eran visitas culturales... Y por supuesto, me gustaría ser hermana de muchísimas más, por no decir de todas... Santa Marta, La Mortaja, El Calvario, El Gran Poder, La Amargura, La Estrella... podría estar horas así.
Un saludo y muchas gracias por tu visita de anoche, dónde veo que te has dedicado a leerme bastante. Muchas gracias.

P.S. Se me olvidó decir que por estas cosas de la vida tengo alguna vinculación con Monte-Sión, aunque no soy hermana.

aiNOha dijo...

Menuda respuesta más bonita y currá que sa llevao mi amigo Iván ;)

Lo mio viene de familia materna. Trianeros del Tardón. Todos los hombres de la familia son hermanos de San Gonzalo, y yo la única mujer.
Las demás son de San Esteban. De pequeña quisieron hacerme hrmana pero dije que no, que aunque no pudiera hacer estacion de penitencia cn S.Gonzalo, xq por aquel entonces no se le permitía a las mujeres, no me haría de S.Esteban tan sólo por poder salir de nazareno.

Por parte paterna, toda mi familia es de la Macarena, y de la Carretería.

Todas estas son Hmds especiales para mi, y me encantaría poder pertenecer ellas.(y de alguna más)

Un besito

Elenita dijo...

Yo soy Madrileña y la verdad... aqui no se vive la Semana Santa, pero se como la vivís en Sevilla, afortunadamente conozco a alguien alli. Yo estuve hace ya dos años y la verdad, impresiona la manera que la vivís.
Gracias por tu visita... volveré por aqui.
Besos

orfila dijo...

Pues lo mío es obvio. Únicamente soy hermano de Los Panaderos. Podría ser de otras más, pero desde mi infancia y por múltiples circunstancias he estado aferrado a todo lo que rodea esta Hermandad.

La Semana Santa la vivo muy intensamente, como es lógico, con el paso de los años varían algunas costumbres.

Saliendo de Orfila, mis pasos van por la calle Feria hasta la huerta de la Esperanza. Esa es mi gran devoción, el Viernes Santo, y todo el año.

Un saludo.

Aliena dijo...

No pertenezco a ninguna hermandad, aunque me hubiera gustado.

También a mí me quedó en la retina la primera vez que ví al Gran Poder, es magestuoso... y el sentimiento que me produjo no podría expresarlo.

Qué bonito lo cuentas todo, Híspalis.

Besos.

LuiFran dijo...

Hola,
Acabo de descubrir tu impresionante blog. Te invito a que te pases por el mio y opines.

Todo el que ha visto la Semana Santa de Sevilla, sea o no sevillano, queda envuelto en una sensación especial que no se puede describir. Aunque existe la tradicion de la Semana Santa en muchas ciudades fuera de Andalucía, la pasión con la que se vive aquí la hace especial.

Un saludo y ánimo para que sigas escribiendo de la forma en que lo haces, nos haces disfrutar leyendote.

el aguaó dijo...

Como bien sabes, querido amigo, soy hermano y nazareno de la Hermandad del Gran Poder, y vivo estas fechas con una intensidad magnánime.

La verdad es que sería de muchas hermandades, pues como tú bien dices, todas me enamoran, pero tan sólo soy del Señor de Sevilla, que no es baladí. Mi abuelo (q.e.P.D.), fue nazareno y a mi siempre me gustaba ir a la Basílica. Siempre me ha cautivado el Gran Poder. En una ocasión mi padre me dijo que porque no me hacía hermano, y dije que sí. Estuve muchos años sin salir, pero ahora espero con ansia la Madrugá.

Supongo que todos tenemos una Imagen del Señor. Una Imagen que identificamos con el Hijo de Dios. A mí me ocurre con El Gran Poder.

Yo vivo la Cuaresma con pasión. No lo puedo evitar. Soy un jartible, aunque hay ocasiones que parece que a mis amigos les sienta mal. Me gusta ver los Via+Crucis, me gusta ver las iglesias, me encanta pasear por el centro y aspirar el zahar y el cambio de la ciudad. Normalmente me acompaña mi padre, porque también le gusta, pero cuando no puede, no me importa irme solo. A mis amigos parece que les molesta, y cuando en Cuaresma les digo que voy a ver un Via+Crucis o un traslado, me suelen decir: eres un fatiga, estás siempre igual. A lo que yo respondo no puedo evitarlo, esto es lo que me gusta, esto es lo que me apasiona.

Amiga Glauca, este año saldrá la Carretería. Acuérdate.

Un fuerte abrazo.

P.D. Que comentario más largo, perdona amigo.

La gata Roma dijo...

Lo que comenta el Aguaó de los amigos me suena, salvo algunas escepciones a veces parece que arrastras o tiras de la gente, y se echan de menos algunas compañías... es lo que tiene ser jartible.
Un saludo

Carriles Bici Sevilla dijo...

Buenas amigo Híspalis.
Por tradición y por familia, soy bofetero, también conocido como la hermandad del Dulce Nombre.
Desde pequeño quería salir con María Santísisma del Dulce Nombre, sentir que veía detrás, pero por diferentes motivos no pude hasta hace 5 años que empecé a salir.
De 5 años, 4 he salido gracias a Dios, 1 nos mojamos y este espero vivirlo y hacer mi estación como aquel mágico 2003 que nunca olvidaré.

A los hermanos de la carretería, me encanta vuestra hermandad y le tengo aprecio puesto que mucha de mi familia sale en la carretería.

Faltan 20 días amigo Híspalis, 20 días el aguaó, para ver abrirse las puertas de cierta Parroquia del Porvenir y ver la primera en la calle.

Disculpen la extensión.

Un saludo

M. Andréu dijo...

Yo soy de San Esteban desde que nací. Me vistieron por primera vez de nazareno con 8 meses. Desde entonces no he dejado de salir nunca, salvo cuando la Hermandad no ha salido por lluvia, que sólo han sido en tres ocasiones.
Soy hermano de la Macarena, por tradición familiar. Me siento macareno hasta la médula, aunque nunca me he vestido de nazareno.
Tambiñen soy hermano de las Tres Caídas de San Isidoro, donde hace ya algunos años que no salgo de nazareno pero que este año lo volveré a hacer.
Por último, también pertenezco a la Hermandad de la O, porque toda mi familia política es de allí y decidí hacerme hermano hace unos años.

Cuando joven también salí de nazareno un año en la hermandad de la calle Orfila, nada más y menos que con la manigueta del paso de Cristo.

Siendo adolescente salí algunos años de nazareno en La Carretería. Mi hermano es de allí. Ha llegado a ser Hermano Mayor.

De estas dos últimas hermandades ya no soy hermano.

belma dijo...

Aunque no tenga blog ni sea de las asiduas por aquí... y aunque creo que de sobra es conocido por el autor de este 'pequeño gran rincón' de Sevilla mis tendencias cofrades... haré mi aportación a esta entrada tuya para que haya constancia de mis dos 'amores' en estos días que se aproximan. El primero tiene olor a marea, a dama de noche, a patio sevillano, a albahaca... Está en Triana y nos deleita cada madrugá con su particular andar por las calles de Sevilla... Es la Esperanza de Triana y por su puesto, su Tres Caídas.

El segundo se localiza en pleno centro de Sevilla. En la Alfalfa. Ése desde donde Martes Santo tras Martes Santo realiza su estación La Candelaria. Ésa en la que desde que a las mujeres se nos permite salir de nazareno, o mejor dicho se nos 'concede' un derecho, he podido acompañar a mis imágenes con cirio en mano, aunque ahora ya desde hace un par de años por motivos personales no lo pueda seguir haciendo.

Son sólo dos mis 'amores' pero muchos los 'amantes' que tú, Hispalis, bien conoces. Suficiente.

Un beso

Dama de sevillano nombre dijo...

Santa Catalina es mi hermandad, pero mi devoción, mi pasión y mi gloria es la Amargura.

Mi marido, madre, familia, tanto materna como política, De San Benito, incluso mis hijos, nazarenos de Pilatos, (que a su vez, son de la Amargura y de la Exaltación, por supuesto, respectivamente).
Mi padre, penitente del Gran Poder desde hace 40 años y hermano numero 19 de Montesión.
Personalmente, me encantan Las Penas de San Vicente, Museo, Lanzada y Dulce Nombre.

Y la Macarena, claro.

Cabezota sin remedio, corazón enorme dijo...

Bueno, yo soy de una hermandad desde los 4 años. Así que el año que viene haré las bodas de plata.

Sin embargo mi hermandad de verdad, la que yo elegí fue Jesús Despojado. Esa imagen me ganó para su causa. como yo siempe cuento. Y para uno que no es sevillano tiene más mérito.

Con respecto a la forma de vivir la Semana Santa, algo me suena. Cuando uno es un jartible y sus amigos no lo son, mala cosa. En eso comprendo al Aguaó y a la Gata Roma.

Yo tenía un amigo jartible, sin embargo se echó una novia que odia la Semana Santa. Así que adios a mi compañero de fatigas cofrades. Y los demás que conozco en Sevilla, son más de ver cubatas que cofradías.

De todas maneras entiendo que mi grado de "capillismo" es difícil de igualar, compensar y soportar, jajaja.

La cuestión es que mi amigo el jartible, me llamó el otro día, para, aprovechando el avanzado estado de gestación de su esposa, dejarla en casa y venirse conmigo a jartarnos bien a gusto.

Cuando se enteró que yo esta Semana Santa me quedo en casa estudiando casi le da algo. Jajaja.

finidiblanco dijo...

Yo como Dama de la Exaltación, y mi familia materna (como la suya, es la misma, de San Benito)

los_gitanos_1993 dijo...

Pues yo, al igual que el amigo Híspalis, soy de la Hermandad de Los Gitanos.

Pertenezco a ella desde hace 2 añitos y soy músico de la agrupación musical Ntro. Padre Jesús de la Salud(Los Gitanos).

Mi mayor ilusión es rezarle a mi Señor de la Salud con unas notas de música en una madrugá...Algún día espero conseguirlo, pero mientras tanto me toca esperar, y ver como se pasea el Manué por Sevilla con esas marchas flamencas que interpretan tan bien la agrupación musical Ntra. Sra. de los Reyes, y ver como mis hermanos de la agrupación musical María Stma. de las Angustias tocan en esa Cruz de Guía Gitana, avisándonos de que ya llega el Señor de la Salud.

Un saludo.

Zapateiro dijo...

Yo sólo soy hermana de una, la que hace que sienta cosas que no se pueden contar, la que provoca sentimientos que no tienen explicación es mi hermandad de los Gitanos. No tengo ninguna tradición familiar entorno a esta hermandad, como a ninguna otra de Sevilla porque mi familia es de Valverde del Camino y siempre se ha vivido con intensidad la Semana Santa de mi pueblo.

Mi sentir "capillita" me viene por parte paterna. Mi abuelo Manuel venía a Sevilla todos los años hasta que físicamente pudo y a mi padre y a mis tíos les encanta la Semana Santa. Su debilidad era la Estrella y a Amargura, por eso a estas dos les tengo un cariño especial.

Me gusta Triana y su forma de entender la Semana Santa, por eso a todas las que están del puente "pallá" les tengo un gran respeto, aunque si me tengo que quedar con una me quedo con la O.

A las Penas de San Vicente me une también un sentimiento especial.

Me llena la belleza del Silencio.

Me alegra ver todos los años al Tiro de Línea en fiesta porque el barrio en el que vives tira y yo lo tengo al lado.

Podría estar así hasta cansaros, así que así lo dejo.

Un saludo.