16 de febrero de 2009

Marta, no te olvidaremos

Sabía que tu fotografía tenía que retirarla tarde o temprano. Sabía que esta historia tendría un final pronto. Por mucho que imaginaba distintos desenlaces, me negaba a pensar en éste. Durante más de 20 días tu nombre ha estado en boca de millones de personas que se aferraban, como yo, a la Esperanza de encontrarte sana y salva. Pero no ha sido así. Un asesino con nombres y apellidos (Miguel C.D), disfrazado de 'amigo' ha decidido quitarte la vida con la inexplicable colaboración de otros seres 'mal nacidos'... ¿qué tipo de sociedad es la que tenemos? ¿qué tipo de sociedad es la que estamos creando? Por favor, esto no es violencia de género como muchos nos quieren hacer creer. Ni tampoco un golpe de casualidad. Que no nos engañen. Siento abrir un debate social después de este suceso pero no puedo evitar pensar que seguramente existen muchos 'Miguel' entre nuestros jóvenes amparados en vulnerables leyes, sujetos en la controvertida ley del menor.

Ahora toca encontrar tu cuerpo Marta, porque tu alma ya está en el cielo junto a tu Cristo de la Expiración. Ojalá pronto tu familia pueda llorar tu entierro y así poner fin a un calvario de la larga espera. Siento, Marta, no haber podido hacer nada para que este final hubiese sido otro. Me siento, en parte, responsable de la sociedad que tenemos. Descansa en Paz.

5 comentarios:

el aguaó dijo...

A mí también me ha costado quitar la foto de mi blog con este final.

D.E.P.

Un abrazo amigo Híspalis.

sevillana dijo...

Hasta que no encuentren el cuerpo de Marta y reciba cristiana sepultura, su foto permanecerá en mi blog al igual que el lazo negro.
Saludos

M. Andréu dijo...

Cumplimiento íntegro de penas de delitos de sangre YA.

Lagrima dijo...

estoy contigo es triste ver como los jovenes de nuestra sociedad ya no tienen ni corazon ni humildad por las personas, pero tambien los que educan a los jovenes padres, colegio y sociedad es la ke muchas veces tiene la culpa de lo que sucede, espero que por lo menos a parezca su cadaver y se por terminada para sus familiares ese tragico final en la vida de una niña

Jordi de Triana dijo...

Desde la desaparición de Marta decidí dedicarle mi blog por completo. En la esperanza de su pronta aparición, traté de hacer llegar su imagen al máximo número de lugares de España. Lamentablemente la esperanza se marchó con ella al fondo de nuestro río. Te puedo asegurar amigo que tras oír el triste final no he podido hacer otra cosa que pensar en el sufrimiento de Marta y de sus padres. Su cuerpo camina a la deriva asumido en un mar de lágrimas y recuerdos, su alma se elevó de Sevilla para llegar al Cielo y besar los pies descalzos de Cristo. El manto protector de la Reina de los Cielos la protegerá de todo daño. Hace tres semanas que Sevilla perdió a su niña, hace tres semanas que la Ciudad de los sueños ganó un ángel en el Cielo. Marta cuidará de los suyos como ellos cuidaron de ella. Nuestras oraciones deben ayudar a su familia para seguir su camino en esta vida.

Un abrazo