10 de abril de 2009

Mi primera Semana Santa (II)

Dicen que la Semana Santa es una pasión que se bebe desde muy pequeño, una tradición que pasa de padres a hijos. Laura ha vivido una semana muy intensa llena de incienso, pasos, marchas, nazarenos y muchos caramelos. En su sonrisa infinita he sentido que ha vivido unos días felices. En sus ojos llenos de ilusión he visto reflejado a Dios.

Aún no ha aprendido a persignarse delante de un paso, pero no ha sido ningún impedimento para mostrar su respeto ante Dios en la calle: "Se ha llevado toda la Semana Santa lanz
ando besos a todos los Cristos y Vírgenes que veía pasar, y sin que nadie le dijera nada".

Ojala recuerde siempre esta 'su primera Semana Santa' con la misma felicidad que lo harán s
us padres.

Sinceramente, esta noche podré dormir algo más tranquilo sabiendo que mis generaciones venideras tendrán, al menos, la sabia de ser grandes cofrades.


Laura en brazos del gran maestro de capataces: Alberto Gallardo
(Delante de la Virgen de las Angustias de Los Gitanos)



4 comentarios:

El Humilladero dijo...

La mejor catequesis de nuestra vida cofrade... las lecciones de enseñanza y la transmisión de sentimientos que damos a nuestros hijos.
Dos entradas muy emotivas, sentidas.

Saludos

Jordi de Triana dijo...

Por esa imagen merece la pena seguir luchando en esta vida. No dudes que en esos ojos de inocencia está la profunda mirada de Dios. Este año hemos visto cumplido uno de nuestros grandes sueños. Espero que el próximo año nuestro sueño vuelva a cumplirse. Porque no dudes que cada vez que veamos a nuestras niñas vestidas de nazarena o monaguillo volveremos a soñar de nuevo. La próxima Madrugá será incluso más emocionante, el ver a tu niña de nazarena se le unirá la imborrable estampa de esta su primera vez.

Que la Virgen de las Angustias te la cuide para que sean muchos los años que esa sonrisa tan hermosa no falte junto a su palio.


Un abrazo.

dama dijo...

Muy guapa, tu hija es una muñeca, pero por favor, ten cuidado con las fotos, ya sabes que hay mucha maldad en el ciberespacio (no debería de decirte esto, pero creo que no te molestará).
No te quepa duda que nunca olvidará estos días, mira yo con el pasito de mi abuelo...

el aguaó dijo...

No lo olvidará, porque no sólo tiene suerte de ser ya cofrade, sino de tener los padres que tiene. Esto es muy importante. Y servidor da fe.

Un abrazo grandísimo.

P.D. Cantera inagotable...