18 de febrero de 2011

Cristóbal Cervantes

El reloj marcaba algo más de las 00:00 horas en la calle José Gestoso. Noche de Miércoles Santo y, como es de imaginar, la zona colmada de gente… habíamos quedado –gracias a nuestro amigo en común Fernando- para ver entrar ‘Los Panaderos’ desde un balcón privilegiado. Ni más ni menos. Bajo ese inigualable escenario cofrade conocí por vez primera a este admirable comunicador. (No sé por qué motivo casi siempre tengo la suerte de acabar conociendo a aquellas personas a las que admiro profesionalmente… aunque nunca acabe confesándolo). En mi memoria siempre quedará grabada esa noche de tertulia –más que reunión- en la que tres amigos disfrutamos con los cinco sentidos… olor a incienso… murmullo de gentío…alguna que otra saeta…música de banda… algo de ‘picar’…el tacto ‘caliente’ de una buena taza de café…

Durante esa estupenda tertulia pude conocer –con satisfacción- más a la persona que al magnífico Periodista que estamos acostumbrados a ver en la televisión o escuchar en la radio. Cristóbal Cervantes comenzó “en esto de contar cosas” con 15 años en Radio Juventud de Almería, ciudad donde, por cierto, lo vio nacer: “desde la ventana del hospital donde vine al mundo, se veía y se ve el Mediterráneo. Y eso imprime carácter...”, reconoce. La emisora donde comenzó siendo tan joven “estaba justo al lado del colegio donde yo estudié el Bachillerato, en la calle... Cervantes”. De allí a Radio Miramar en Barcelona, RCE y TVE en Castilla y León, RNE en Andalucía, Onda Cero Sevilla, Punto Radio, Sevilla Tv y, en la actualidad, como todos sabemos: en Giralda Tv. Hasta aquí, que no es poco, su vida más profesional, pero ¿cómo es Cristóbal Cervantes detrás de una cámara o fuera de un micrófono?...


Entre sus pasiones “confesables” están sin lugar a dudas los viajes. “He pisado los cinco continentes y conozco todas las capitales de provincia españolas. Difícil expresar las sensaciones ante los Moais de Isla de Pascua, o las velas blancas de la Ópera de Sydney o el misterio de la Ciudad Prohibida en Pekin”. En España, reconoce, “la primera y la última capital en visitar: Granada y Las Palmas de Gran Canaria”. Otra de sus grandes debilidades es el café (algo que no tiene por qué ir acompañado de ningún cigarro para él. No fuma ni ha fumado nunca): “nunca digo no al ofrecimiento de una taza de café, sea la hora que sea”. Asimismo, los que bien le conocen saben que no es persona de salir mucho por las noches: “seguramente por la edad, ya me hago mayor, disfruto más de cenas y ratos con amigos en casa”.

Con la idea de conocerlo mejor, y de ‘entrevistar al entrevistador por excelencia’, hace poco le invité a responder algunas preguntas para este Blog, pensando en retomar buenas entrevistas… algo que aceptó gustosamente.

¿Cuándo fue la primera vez que te pusiste delante de un micrófono? ¿Y de una cámara de televisión?

Fue en Almería, en Radio Juventud... por entonces “estación escuela” de la CAR, Cadena Azul de Radiodifusión. ¡Qué tiempos...! No puedo olvidar a quienes fueron mis primeros compañeros: Encarni González, Loli Benavides, María Rosa Granados, José Ángel Perez, José Miguel Fernández, Manolo Gutiérrez Navas, Guillermo Acosta, Antonio Sánchez. Y a mis dos primeros directores que abrieron de par de par las puertas de la radio para mí: Juanjo Pérez y Miguel Ángel Martínez Campos. Recuerdo perfectamente sus caras y sus nombres. Estuvieron conmigo en el comienzo de esta aventura.


La televisión llegó a mi vida sin yo llamarla. Algo que, por cierto, me ha ocurrido siempre. No soy yo el que se ha acercado a la televisión. Ha sido justo al revés. Fue en Valladolid, en el Centro Regional –ahora se llaman “territoriales”- de TVE en Castilla y León. Terminaba mi programa en la radio a la una... y un coche de producción de la tele cruzaba Valladolid a toda velocidad porque el magazine “Mañana será otro dia” empezaba a las 2... y en una hora debía llegar a los estudios, cambiarme, maquillaje... y aprender el guión. Ahora sería incapaz... pero cuando se es joven, casi todo vale.

¿En qué momento profesional te encuentras? ¿Cómo te sientes?

He vuelto a la empresa pública después de muchos años. Lo público tiene la gran ventaja –respecto a lo privado- que su rentabilidad no es económica. No se trata de gastar por gastar. Por supuesto que no, pero en su cuenta de resultados los beneficios no se cuentan en euros. Giralda tv es una buenísima televisión municipal, como lo corroboran los magníficos resultados de audiencia. En cuanto a mi “momento profesional”, sería extraordinario si no estuviese tan lejos de la radio.

Has trabajado en distintas ciudades de España como Barcelona, Almería, Sevilla… ¿Las audiencias se miden diferentes?

Entiendo por “audiencias diferentes”, las diferentes maneras de ser quienes viven en esas ciudades. Cada uno con su personalidad. En Barcelona, a finales de los 70, principios de los 80, descubrí el verdadero alcance de la radio de participación, eso que los modernos llaman ahora “radio interactiva”... y que lleva décadas inventada. Lo cierto es que allí y aquí en Sevilla, el oyente busca compañía e información. Eso pasa en todas partes.

¿Qué personas han marcado, en cierto modo, tu vida profesional? ¿Y personal?

He tenido la suerte de trabajar junto a grandes profesionales, amantes de la radio. Me he fijado en su manera de expresar esa pasión por el medio, de la única forma que se puede: haciendo buena radio. En Almería, el inolvidable Álvaro Cruz “Pototo”, con quien nunca coincidí en la misma emisora, pero que fue un referente en mis primeros pasos. En Barcelona tuve la fortuna de coincidir por los pasillos y en los estudios con auténticos monstruos como Luis del Olmo, Encarna Sánchez o Joaquín Soler Serrano. O con unos jóvenes que andaban por allí... y que hoy son Carlos Herrera o Julia Otero. En lo personal, sin lugar a dudas, mis padres. Cuando yo con 20 años les digo que quiero dejar Almería para ir detrás del sueño de la radio, conté con toda su ayuda y complicidad.

Dicen los que trabajan o han trabajado contigo que vives la profesión como nadie, “con el ímpetu de un recién licenciado en Periodismo enamorado de su profesión…” ¿Cuál es el secreto para mantener viva esa llama?

Saber que no estoy en el sitio equivocado. Cada día, cuando voy a trabajar, soy lo que quise ser desde pequeño.

¿Cómo llegaste a Sevilla? ¿Qué significado tiene la capital hispalense para un almeriense como tú?

Esta es mi segunda etapa sevillana. En la primera, estuve aquí de 1989 a 1991 en RNE-Andalucía, donde conseguí que mi programa se emitiera, al menos una vez, desde cada una de las ocho capitales de provincia. Después volví en 1994 a Onda Cero, desde tuve la oportunidad de hacer programas locales, regionales y nacionales. Allí estuve hasta 2005 cuando me llama Punto Radio que empezaba sus emisoras en Sevilla. En realidad aquello fue terminar de poner los dos pies en la misma empresa. Llevaba años simultaneando Onda Cero y Sevilla tv... y el desembarco en Vocento fue, realmente, una decisión práctica. Sevilla es, junto a Almería y Barcelona, una de las ciudades de mi vida. Reconozco que hubo un tiempo en el que fui tentado por la aventura de Madrid, pero mientras Sevilla y yo nos queremos y la cosa tiene muy buena pinta.

A veces en la vida tenemos que elegir… ¿Radio o Televisión?

Radio siempre y sin dudarlo. La radio es el amor de mi vida, mientras que la televisión es una amante ocasional que yo trato de complacer lo mejor que puedo. Aún así no sería justo despreciar todo lo que la televisión me ha dado y me da. Si pudiera elegir, mi combinación ideal sería un programa diario en la radio y uno semanal en la televisión.

En ese caso…¿Radio de mañana o Radio de tarde?

Siempre me ha gustado la radio de noche. Estoy convencido que a esas horas somos mas sinceros y tenemos menos prisa. Contestando a la pregunta, sospecho que cuando vuelva a la radio será por la mañana.

Más de 160 invitados, de todo tipo, han pasado por la sección de entrevistas de la III edición del informativo que presentas en Giralda TV ¿Cómo ha sido la experiencia?

La entrevista es el género periodístico que prefiero. La entrevista es la esencia misma de la comunicación: dos personas que se sientan a hablar. Por eso, cuando Antonio Silva, Director General de Giralda tv, me ofreció el informativo de la noche, yo le sugerí abrir un tiempo para que los “protagonistas” –nombre que me persigue- de las noticias, pudieran estar en el plató. Y así lo hemos hecho.

El programa de entrevistas ‘Convidados’ cambia de televisión pero no de presentador… curioso… ¿Qué otros cambios se verán? ¿Qué nos puedes adelantar? ¿Se puede hacer una misma línea de programa en dos cadenas dispares?

“Convidados”, que no deja ser un juego con las sílabas de la palabra (con vida dos) empezó como programa de radio en Onda Cero Andalucía. En Sevilla tv fue un placer sentarse a hablar con personajes como la Duquesa de Alba, el Cardenal Carlos Amigo, Manuel Chaves o Javier Arenas. Ahora en Giralda tv, mantenemos el nivel de mis “convidados”. Almudena Grandes, Vicente Aranda, Miguel Poveda o Pedro Ruiz... ya han estado en un plató con un decorado muy simple. A propósito. Nada debe molestar lo que es realmente importante: eso que dicen quienes tienen el detalle de acercarse a hablar conmigo. El programa, básicamente, es el mismo que aquél que se estrenó hace ahora seis años en Sevilla tv. Su filosofía no ha cambiado: televisión de distancias cortas.

De toda tu trayectoria profesional, ¿Cuál es esa entrevista que nunca olvidarás y que siempre llevarás en el recuerdo?

No puedo destacar solo una. Cómo olvidar que Julio Iglesias quisiera hablar con un mocoso de 16 años en Almería o Montserrat Caballé después de un concierto en el Castillo de Perelada o el Profesor José Luis Aranguren que, ya muy mayor, me dijo que cuando se llega a una edad sólo se aspira a ser querido.

Pregunta casi obligada a cualquier gran comunicador, ¿quién te gustaría entrevistar que aún no hayas podido? ¿Cuál sería la primera pregunta?

Entrevista imposible ya. Hubiera dado lo que no tenía por entrevistar a Salvador Dalí. ¿La primera pregunta?: “¿La vida con un punto de locura es más llevadera?”. Algo así...

¿La audiencia siempre manda? O dicho de otro modo… ¿un programa que no tenga audiencia puede catalogarse como malo? ¿Cómo ha sido tu relación profesional con las audiencias a lo largo de tu trayectoria?

Ante programa que no tiene audiencia habría que hacer dos apreciaciones: o es muy malo... o ¡hay que ver lo que se está perdiendo el personal! La relación con las audiencias es siempre tormentosa. Hay cabezas que han rodado por unos malos resultados. En mi caso, ¿para qué quejarse? En Onda Cero dejé un programa nacional de noche, de fin de semana, en 250.000 oyentes. Resultados que ya querría alguna cadena en la actualidad. Ahora, de cada 100 espectadores de Giralda tv, 53 ven las noticias que presento a las 11 de la noche. No está mal...

¿Cuál es la fórmula ‘secreta’ de Cristóbal Cervantes para llegar al público y engancharlo?

Ni fórmula... ni “secreta”. Hay mucho trabajo y mucha pasión. Yo llego a Giralda tv, cada día, seis horas antes de empezar el informativo. Me gusta cuidar los detalles, ver las piezas antes, escuchar qué se dice en los totales (las intervenciones sueltas de alguien). Soy muy perfeccionista. Por eso sufro cuando las cosas no salen cómo quiero y, además, rara vez me siento plenamente satisfecho con el resultado. Los que trabajan conmigo lo saben. Pero no quiero dejar de contestar. Creo que la gente percibe que, junto al “cartón piedra” de la tv, hay alguien de verdad del que se pueden fiar. Yo me juego cada día eso que, como la solera de los vinos, se consigue con los años. La credibilidad. Ese es el aval más importante de un periodista... que yo defiendo con uñas y dientes.

¿Piensas que la televisión en España se está ‘estrellando’ con la prensa rosa? ¿Llegará a las televisiones locales? ¿Qué es para ti la ‘tele basura’?

Confieso que me equivoqué. Cuando apareció el fenómeno de los programas rosa en la televisión creí que sería una moda pasajera. Ahí siguen y, al parecer, con excelente salud. “Tele basura”. Si, por definición, basura es lo que tiramos... Todo lo que se escriba delante de esta palabra, debería correr la misma suerte. Ignoro si esa televisión llegará a las locales. Desde luego, conmigo, que no cuenten...

¿Te atreverías con un programa de corazón o Reality Show? En caso afirmativo, ¿a quién o quiénes te llevarías de contertulio?

Creo que no sirvo para eso. Lo siento. Pero como contertulios para un programa –no del corazón- me llevaría a dos políticos atípicos. Dos políticos que rompen el protocolo y las normas, para ser lo que son: cercanos y entendibles. Yo ficharía, si se dejaran, a Rosamar Prieto-Castro y a Fernando Rodríguez Villalobos.

¿Cómo te manejas con las Nuevas tecnologías (Internet, Blogs, etc.)? ¿Qué opinión te merecen que algunos Blogs -como el que tiene el gusto de entrevistarte- tengan casi o más visitas que algunos portales de información?

Mi relación con Internet, los blogs... y, en general, con todas las máquinas –incluidos los móviles- es muy justita. No me manejo bien y conste que empieza a preocuparme ese desapego. El otro día alguien me decía... “si no tienes blog, no eres nadie”. Quizás sea exagerado, pero algo tendré que hacer. La fuerza de los blogs es una auténtica revolución. Para alguien que ha dedicado su vida a la comunicación... que la gente se comunique, sea como sea, es siempre una buena noticia.

Pocos son los que pueden ‘presumir’ de haber retransmitido para toda España la Madrugá de Sevilla… ¿Cómo la viviste?

Y la primera de todas fue la de las “carreritas”. Después he tenido la suerte de contar a España y al mundo eso que pasa en “la gran noche de Sevilla”. Esa noche de terciopelo y ruán negro. De claveles rojos y lirios morados. No es fácil, porque la madrugá es emoción en estado puro... y esas cosas son para vivirlas, no para contarlas. Menos mal que en esas noches siempre he tenido a Fernando García Haldón cerca. Y con Fernando las cosas son más fáciles.

Un buen amigo y conocido cofrade, al saber que te iba a entrevistar me dijo: “Dile a tu amigo Cristóbal que me encantaría algún día verlo subido en el atril del Maestranza…”; Yo me sumo a su deseo pero, me gustaría saber qué marcha elegirías para abrir el Pregón…

Dile a tu amigo que muchas gracias y a ti por sumarte al deseo, pero “pase de mí ese Cáliz”. Creo que ser pregonero en el Maestranza, debe ser lo más hermoso y lo más difícil del mundo. Llegado el momento, sería una marcha dedicada a mi ‘Estrella’. Quiero recordar aquí el alto honor de haber sido Pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Almería, en 1996, y de mi pueblo, Garrucha, en el año 2000.

Para los que no te conozcan más que por los medios… ¿Cómo es verdaderamente Cristóbal Cervantes detrás de las cámaras o del micrófono?

Eso lo saben mi familia y mis amigos. Los de verdad. Si yo lo contara aquí, dejaría de ser algo exclusivo de quienes forman parte de esa vida sin focos y sin maquillaje. No es más de verdad que “la otra”, la pública. No. Pero es sólo mía y de unos cuantos.

Las últimas palabras que cierren esta entrevista, copiando en cierto modo el formato del programa ‘Convidados’ del propio Cristóbal Cervantes, se las he pedido a un buen amigo suyo…

Fernando G. Haldón:Hace poco escuché decir a Cristóbal que un compañero le confesó haberse dedicado al periodismo después de que le hubiera escuchado en la radio siendo un niño. Eso, no sólo delata que vas cumpliendo años, Cristóbal, también la admiración que muchos te tenemos. Gracias a ti, muchos nos hemos enamorado de esta profesión, y más aún, a no perderle nunca el respeto y a darle cariño todos los días”.

2 comentarios:

Híspalis dijo...

Cristóbal, muchas gracias por echar este rato para este humilde rincón sevillano en la red.

Un fuerte abrazo.

Sevillano dijo...

Magnífica la entrevista a Cristóbal. Por suerte tengo el gusto de conocerle personalmente, es un gran periodista pero sin duda personalemnte es un verdadero amigo y mejor persona. Un abrazo