27 de marzo de 2009

Ya falta menos

A pocas horas para que sea Domingo de Pasión la ciudad ya comienza a oler a incienso y azahar. El que más y el que menos tiene su traje de Nazareno colgado en medio de ese cuarto repleto de fotos de Cristos y Vírgenes. Un cuarto por el que pasas cada día y consigue -sin saber por qué- arrancarte una sonrisa, unos sentimientos, una nostalgia… Porque del mismo modo que sabes que faltan pocos días para los días del gozo, también eres consciente de que queda poco para que todo termine. Y es que como dijo el gran cofrade Francisco Morales: “Es tan dulce esperarte y soñar tu llegada, que no quiero que llegues, quiero oírte llegar”.

Ya falta menos para que saquemos ese traje que casi nunca es nuevo pero que cada año lleva el calificativo de “Domingo de Ramos”, como si fuese de estreno. Ya falta menos para que nuestros pequeños cojan del cajón de su habitación esa bola de cera de mil colores que comenzaron a dar forma hace años con la ilusión de todo niño. O bien para que volvamos a usar ese costal con el que nuestro padre sacó, año tras año, al Señor de Sevilla.

Ya falta menos…”, escuché -hace poco- decir con alegría a un conocido mayordomo de una Hermandad de capa, al tiempo que limpiaba y limpiaba la plata de un candelabro de cola. Con la misma simpatía que transmitía pregunté: “¿Pa’ qué falta menos, Luciano?

Pues para que Sevilla esté en el cielo durante una semana entera, para eso falta menos”.


Y vosotros ¿qué preparativos estáis ultimando? ¿'Pa' qué os falta menos...?

8 comentarios:

Híspalis dijo...

Con la venia. Quiero pediros disculpas por el tiempo que he estado ausente por este espacio. De nada sirve una excusa, quizás tenga que aprender a planificar mejor el tiempo. Asignatura pendiente. Mis disculpas por delante.

Por otro lado, quiero deciros que el próximo Domingo de Pasión acudiré un año más al Teatro Maestranza para escuchar en directo el pregón de la Semana Santa que este año será pronunciado por Enrique Henares, padre de nuestro amigo bloguero 'Pregonero de Sevilla'. Es una pena que un pregón de estas características no pueda tener cabida muchos más sevillanos de los que estarán. Algo que me duele de verdad. Es un pregón para la ciudad, no para autoridades y sus amigos.

Por ello, os prometo una crónica de todo cuanto viva en ese día. Si por mi fuera, abriría las puertas del teatro para toda Sevilla... al menos la televisiones locales retransmitirán el pregón.

Un fuerte abrazo a tod@s y mil gracias por vuestros correos y estar siempre ahí.

Juanma dijo...

Qué bueno verte de nuevo, se te echa mucho de menos. Lo sabes. O debes saberlo, que para eso te queremos.
Y, como siempre, una entrada plena de sinceridades y sentimientos. Enhorabuena.

Besos para tí, para Nuria, para Laura.

Paços de Audiência dijo...

En mi caso, la distancia no ha sido el olvido.

Luz de Gas dijo...

Estoy desempolvando el transportador de partículas.

Un abrazo Hispalis, te echaba de menos, a ver si en el próximo te tenemos.

Besos

Dama dijo...

Ando debatiendo mantilla si o mantilla no, por lo demás, mis hijos, nazarenos pilateros, tienen sus elementos en casa de su abuela. Yo ando nerviosa desde ayer que me encontré con mi Semana Santa, ojalá no llueva.
El Domingo de Ramos hago un poder y me subo en unos mini tacones, todo sea por el día que es, y me visto de mujer, y estreno, como mandas los cánones, y paso por el Tremendo a diario, como debe de ser.
Me alegro de tu vuelta. Un beso.

Luz de gas, lláma al profesor Bacterio, que tiene uno infalible.

Steve McQueen dijo...

Sí a la vida.Sí a la vida.Sí a la vida.Sí a la vida. Sí a los linces. Sí a los linces. Sí a los linces. Sí a los linces.SIDA la vida.SIDA la vida.SIDA la vida.SIDA la vida.

Moe de Triana dijo...

Me falta planchar la capa y comprarme un capitote nuevo que el del año pasao todavía lo tengo señalao miarma...

Un saludasso.

sevillana dijo...

Pues querido Hispalis yo ya tengo preparado el sillón en primera fila de Camapana para no perderme ni una de las entradas en la misma, ya que como he de cuidar a mi padre las veremos todas y sin movernos desde casa. Ya me gustaría poder vivirlas en la calle, pero otro año será.
Que tengais todos una muy buena Estación de Penitencia.
Besos